miércoles, 4 de diciembre de 2013

¿Qué es eso del "año litúrgico"?

Lo de "año" lo entendemos bien: son 365 días, está claro, pero ¿litúrgico"?... ¿Qué es eso de "litúrgico"?.
Para entenderlo bien habría que explicar lo que es la "Liturgia".
Hay en internet buenas explicaciones al respecto; basta leer las que a continuación recomendamos:
Si unimos pues las palabras "año" y "litúrgico" podremos concluir en que el "año litúrgico", dicho brevemente, es la forma en que la Iglesia organiza la celebración comunitaria de la fe a lo largo de todo un año.
Anotamos a continuación algunas explicaciones más obtenidas de las webs a las que hacemos referencia después:
  • "Se llama Año Litúrgico o año cristiano al tiempo que media entre las primeras vísperas de Adviento y la hora nona de la última semana del tiempo ordinario, durante el cual la Iglesia celebra el entero misterio de Cristo, desde su nacimiento hasta su última y definitiva venida, llamada la Parusía". (http://www.es.catholic.net/conocetufe/423/2217/articulo.php?id=21404).
  • "El Año Litúrgico es la celebración - actualización del misterio de Cristo en el Tiempo; es decir, la celebración y actualización de las etapas más importantes del desarrollo del plan de salvación de Dios para el hombre. Es un camino de fe que nos mete progresivamente en el misterio de la salvación; que los cristianos recorremos para realizar en nosotros este plan divino de amor que apunta a que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad (1 Tm 2,4). Quien ha estudiado la historia de salvación, comprenderá la importancia del Año Litúrgico en su caminar hacia el Padre". (http://www.rosario.org.mx/liturgia/a_liturgico/a_litur.htm).
  • "El Año Litúrgico (o también conocido como Calendario Litúrgico) es un ciclo basado en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo, nuestro Señor.   Al repetirse cada año, nos ayuda a estar en unión con Él y a crecer en nuestra fe. (http://familiacatolica-org.blogspot.com.es/2009/11/que-es-el-calendario-liturgico.html).
¿Cuándo empieza y cuándo termina?.
Se inicia el último domingo del mes de noviembre, fecha en que la Comunidad cristiana inicia la celebración del Tiempo de Adviento, tiempo de preparación de la Navidad: el nacimiento de Jesús.
Concluye el sábado anterior a ese domingo pero del año natural siguiente.

¿Cómo se estructura?.
Se organiza en cinco tiempos litúrgicos:
  1. ADVIENTO: (Del latín: adventus Redemptoris, ‘venida del Redentor’)? es el primer período del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación espiritual para la celebración del nacimiento de Cristo. Su duración suele ser de 22 a 28 días, dado que lo integran necesariamente los cuatro domingos más próximos a la festividad de la Natividad (celebración litúrgica de la Navidad). (http://es.wikipedia.org/wiki/Adviento).
  2. NAVIDAD: (Del latín: nativitas, ‘nacimiento’)? es una de las festividades más importantes del cristianismo, junto con la Pascua de resurrección y Pentecostés. Esta solemnidad, que conmemora el nacimiento de Jesucristo en Belén, se celebra el 25 de diciembre en la Iglesia católica, en la Iglesia anglicana, en algunas comunidades protestantes y en la Iglesia ortodoxa rumana. (http://es.wikipedia.org/wiki/Navidad).
  3. CUARESMA: (Del latín: quadragésima, ‘Cuadragésimo día (antes de la pascua)’) es el período del tiempo litúrgico (calendario cristiano) destinado por la Iglesia católica, la Iglesia católica ortodoxa y la Iglesia anglicana, además de ciertas Iglesias evangélicas, aunque con inicios y duraciones distintas, para la preparación de la fiesta de Pascua. (http://es.wikipedia.org/wiki/Cuaresma).
  4. PASCUA: Proviene del latín páscae, que a su vez proviene del griego πάσχα (pasja), una adaptación del hebreo פסח (pésaj), que significa ‘paso’. La Pascua marca el final de la Semana Santa, en la que se conmemora la crucifixión y muerte de Jesús. El primer domingo de Pascua es la fiesta central del cristianismo, en la que se conmemora, la resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado. A la Semana Santa le sigue un período de cincuenta días llamado Tiempo pascual, que termina con el Domingo de Pentecostés.  (http://es.wikipedia.org/wiki/Pascua).
  5. TIEMPO ORDINARIO: Suele ser definido como "el tiempo en que Cristo se hace presente y guía a su Iglesia por los caminos del mundo"; un tiempo menor o un tiempo no fuerte. En el año litúrgico, se llama tiempo ordinario al tiempo que no coincide ni con la Pascua y su Cuaresma, ni con la Navidad y su Adviento. Son treinta y tres o treinta y cuatro semanas en el transcurso del año. (http://es.wikipedia.org/wiki/Tiempo_Ordinario).
Vivencia y educación en la fe.
Si queremos que nuestros hijos valoren las celebraciones religiosas del año litúrgico y aprovechen así toda su riqueza y su pedagogía lo primero y principal es que vean referencia de ello en nosotros los adultos.
Pueden o no gustarnos las formas en que este conjunto de celebraciones se desarrollen pero lo esencial en ellas no son esas formas sino su significado, su contenido y su conexión con nuestra vida y las implicaciones prácticas que podemos hallar en dichas celebraciones.
Por lo tanto, en relación con nuestros hijos:
  1. Seamos ejemplo para nuestros hijos de presencia y participación activa en los actos religiosos que se organicen -o a los que estemos invitados a organizar- en nuestras respectivas parroquias o comunidades cristianas.
  2. Acompañémosles en este caminar valorando y comentando con ellos toda la riqueza de contenido, simbología y ritualismos que intervienen en las diferentes celebraciones propias de cada tiempo litúrgico.
  3. Acojamos sus preguntas, sus dudas y convencimientos, sus deseos de conocer y comprender y busquemos con ellos esas respuestas que buscan en nosotros (no pocas veces tendremos que decirles: "Vamos a buscarlo juntos, hijo, yo no lo sé todo, vamos a indagar sobre ello").
  4. Tratemos de vivir en familia, en nuestro hogar, el año litúrgico, cada uno de sus tiempos de acuerdo con las orientaciones que la Iglesia nos ofrece y también de acuerdo con nuestras circunstancias cuidando siempre lo esencial, mucho más que las formas.
  5. Busquemos la manera de interiorizar el mensaje de Jesús a lo largo de todo este proceso anual no para dejarlo en el plano de la teoría sino tratando de traducirlo en hechos y actitudes, compromisos concretos, con nosotros mismos y nuestro entorno social y natural.
PARA NUESTRA REFLEXIÓN:
  • ¿En qué nos ha servido la exposición de este artículo?. ¿Qué echamos en falta?.
  • ¿Qué valoración hacemos de nuestra participación en la liturgia que la Iglesia nos propone a lo largo del año litúrgico?. ¿Nos satisface?, ¿podríamos mejorar esa participación?, ¿cómo?.
  • ¿Qué ayudas necesitamos de la Comunidad cristiana para vivir mejor el año litúrgico?, ¿qué podemos aportar nosotros par ayudar en ello?.
PARA AMPLIAR, CONTRASTAR O PROFUNDIZAR: